Recuperando el poder

busca dentro de ti

Y en verdad parecía que jamás llegaría a ocurrir, pero ocurre, y entonces es que te das cuenta. Te das cuenta de que lo que ocurre fuera que antes te rompía de dolor ahora solo te zarandea. Te zarandea, es cierto, ¿cómo no va a hacerlo?  Mientras moremos en este sistema humano las emociones nos acompañaran y serán siempre un sistema de alerta, a veces necesarios para sobrevivir, otras para seguir creciendo. No, no podemos librarnos de las emociones pero si que solo te zarandeen hasta volver al centro.

Volver al centro, qué calma y que paz cuando te sientes ahí!

Porque por fin le has quitado el poder a lo que ocurre fuera, y es que ya no tienes nada que perder ni te puedes romper. Solo se puede perder cuando crees tener algo, sólo te puedes romper cuando crees que eres algo, y poco a poco vas perdiendo tu identidad para dejar paso simplemente a ser vida, a sentir vida, a sentir, a Ser.


Y entonces sonríes por los errores cometidos, sonríes por el guiño compartido, por esa sonrisa furtiva, por esa mirada dulce, por ese abrazo agradecido y lo que empieza a emanar es amor, amor, sin mas… que no espera nada, que no desea nada, que solo vibra en una inmensa paz. Y agradeces a la universo que tras convertir en espinas el camino de rosas empieza a deleitarte con esa fragancia.

¿Dónde pones tu energía?

ascension

Cada acto que llevamos a cabo, por muy pequeño que sea conlleva un gasto de energía. El objetivo final que perseguimos al realizarlo, caso de que siquiera nos lo hayamos planteado siempre es muy diverso pero inmersos como estamos en nuestra propia inconsciencia, nunca va encaminado a favorecer el crecimiento interior, el encuentro de nuestra esencia. 

Con mucha más frecuencia el objetivo consciente o inconsciente de esa acción está relacionado con la búsqueda externa de aprobación y con sentirnos amados y aceptados. ¿La razón? En el fondo muy sencilla, la falta de aceptación propia, la búsqueda fuera de aquello que tenemos dentro pero que  escondido, tapado por múltiples capas de disfraces, etiquetas que como un círculo recurrente van formándose a medida que más buscamos fuera lo que está dentro, se encuentra esperando simplemente que nos sentemos y sintamos.

Todas esas acciones que realizamos y cuyo gasto de energía no se enfoca en el propio crecimiento interior que nos llevará a encontrar nuestro Ser en medio de tanto disfraz suponen necesariamente un derroche de una energía que no nos sobra y que por aquello de la ley de la conservación, ese derroche se verá compensado incrementando aún más el faltante que ya de por sí creemos tener.

Por tanto, cuida que cada acción que realices incluso y muy importante también en pensamiento,   vaya enfocada a tu crecimiento interior. De este modo el faltante se irá llenando y te acercarás cada vez más a eso que somos todos y cada uno de nosotros y que reposa en tu interior.

Bajando el macuto

soltando 2

Hoy estoy bajando el macuto de mi espalda.

Ése que durante años, muchos, me acompañó aportándome lo que creía que necesitaba pero en el que guardaba todo aquello que sentía me iba conformando. Varias veces lo vacié, pero como vacío lo volvía a poner al hombro de a poco se volvía a llenar. Hoy lo abro, para vaciarlo una vez más pero al tiempo dejarlo a buen recaudo porque ya no me acompañará mas. Hoy lo quito de mi espalda para no poder volver a cargar nada. Y al abrirlo lo que encuentro es tanta belleza guardada pudriéndose entre rejas que surge en mí un anhelo por agradecer mientras corto las cadenas. Sólo por hoy…

Hoy doy las gracias, las gracias a todos los que me habéis acompañado un tramo del camino. A veces dándome las fuerzas necesarias para subir una cuesta, otras directamente creando la cuesta (¡ay de esos pinches tiranos que convertidos en maestros tanto me habéis enseñado!) … a veces recorriendo junto a mi un gran trecho del camino, o simplemente deteniendo un momento vuestro caminar para tomar aliento junto a mi en la vereda del río. Algunos habéis señalado la luz que ha guiado mi caminar y me habéis mostrado que el camino se puede recorrer porque aunque  en cuesta mi fuerza interior es siempre mi gran aliado sí soy capaz de amar, de soltar y de confiar. 

A vuestro lado he reído, llorado, amado, crecido… en definitiva, a vuestro lado he vivido.

Hoy doy las gracias, vacío la mochila y me la quito de la espalda porque  este nuevo camino he de aprender a recorrerlo sin nada, no porque peséis, qué va! sino porque pesan las cadenas con las que os até a mí, intentando retener la belleza que portabais… sin darme cuenta que al retenerla la mataba.  Empiezo  un camino nuevo cuyo destino será fundirme con la inmensidad del vacío volviendo a mi partida.

Por eso, este viaje se inicia sin macuto puesto que ya no hay nada que guardar, nada que necesitar, en verdad nunca lo hubo, salvo al amor que nutre los corazones. Si te apetece recorrer junto a mi el camino, marca tu ritmo, enfila tu senda y tal vez coincidamos en algún punto. Si así ocurriera nos refrescaremos juntos, nos reiremos juntos, compartiremos la belleza para luego seguir hasta fundirnos al final en el inmenso ser que nos engloba!

Gracias R.P.

 

Amarse para ser

amarse-a-uno-mismo-3

Hay verdades que se nos ocultan a los ojos haciéndonos sentir extraños en nosotros, despertando una culpa que luego tardaremos en limpiar pues lo que entra al inconsciente se acomoda y agazapa, esperando para manifestar desde allí un poder insospechado que podrá hacer de nuestro vivir un pequeño infierno si no entendemos el enorme poder  de su condicionamiento.

Cuanto antes aprendas a amarte antes aprenderás a amar el mundo en el que vives, cuanto antes aprendas a amarte antes podrás amar al resto de los seres con los que habitas.  Pero hasta que no aprendas a amarte  no podrás siquiera dar el primer paso para entrar en una corriente cuyo fin último, cuyo flujo final te llevará a desidentificarte de todo y fundirte en esa consciencia infinita, esa UNIDAD de la que ya formas parte aunque aún no lo sientas.

 Y es que amarte a ti no es egoísta, sino mas bien al revés, porque amarte a ti es el acto mas desinteresado que puedes hacer y marcará el inicio de una entrega completa y  sincera a los demás.

Mientras no te ames a ti, tu relación con el mundo vendrá marcada permanentemente por la búsqueda fuera de aquello que no sientes dentro pero lo tienes, por la búsqueda fuera de un amor que te niegas a ti mismo. Y es que en esas condiciones  tu accionar estará condicionado por la búsqueda de una aprobación externa que eres incapaz de darte a ti mismo, por la búsqueda de una aceptación ajena que no paliará pero disimulará tu falta de autoaceptación, por la búsqueda del amor ajeno… incluso sin darte cuenta de ello, mendigo de algo que sólo tu puedes conseguir. Y así, de a poco, seguirán nutriendo a esa culpa agazapada en tu inconsciente, acechante a la espera de manifestarse. Mientras no te ames a ti mismo no podrás amar a nadie pues tu entrega no será incondicional sino un reflejo de la búsqueda inconsciente de una necesidad no satisfecha.

Mientras no te ames a ti, no podrás amar a nadie porque solo podemos vibrar en aquella energía que conocemos, en aquella energía que ya está dentro de nosotros. Tienes que empaparte de amor a tí para poder rebosar amor y que vibrar en esa energía sea tan normal como lo es el entornar la vista ante la luz deslumbrante del Sol que te nutre.  Y es que sin amor hacia ti no podrás amar pues no podrás dar nunca aquello que no tienes.

Invierte tu tiempo en encontrarte en tu inmensidad, en entenderte en tus dudar, en construirte  y en amarte para luego amando lo que te rodea fundirte con eso de lo que ya formas parte sin ser consciente, y poder ser lo que siempre has sido sin saberlo, NADA y TODO simultaneamente.

Palpitando

palpitando-vida

Y sientes el horizonte entero en tu corazón, sin saber cuál es su origen pero con la certeza interior que sea lo que sea es real, que está ahí y no importa lo que genere ni qué lo genere porque te vale lo que está en ti, creciendo, expandiéndose, brotando de tus ojos, de tus manos, de tu voz. Entregando al mundo aquello que no te pertenece porque es de la Madre de quién lo tomaste prestado..

En esos momentos ya no eres siquiera un corcho flotando en el mar, eres el agua en esencia, brava y serena a la vez, que perméa todo, que ocupa todo,  que llena el espacio…

Y si puedes sentir así puedes vivir así. No busques qué lo ha ocasionado, ayer fue una mirada, hoy una sonrisa, ayer tal vez una experiencia, hoy un silencio. No busques porque no está fuera sino que mora dentro en lo más íntimo. Es tu corazón que henchido, expandido, conecta la vida de fuera con la de dentro y convierte  a cada ser en su proyección más hermosa.

En cada latir, una vida entera; en cada latir un soplo de esperanza. La humanidad entera en tu corazón, la vida entera que fluye en tu interior… y en cada latido, al expandirse, miles de rayos que iluminan y al contraerse recogiendo con fuerza cualquier pequeño desorden que con  amor requiera ser sanado.

No busques el origen, está en tu corazón. Simplemente reconoce la inocencia, reconoce el palpitar, deleita tu vida con esas caricias  y engancha tu mente a ellas para que desde ahí, la mente se rinda a la magia del amor. Del amor a ti, del amor a la vida, del amor que transforma y que transforma una existencia en la razón para nacer.

Y a poco ya es suficiente el aleteo de la mariposa para despertar al corazón dormido y comenzar el juego de la inocencia que a través del amor transforma en paz todo el dolor que entra y en felicidad plena el juego de existir.

La más profunda aceptación

despertar

“Ayer creíste estar despierto. Pero hoy te diste cuenta que habían oleadas de dolor, miedo, cansancio, soledad, aburrimiento, pena o frustración surgiendo en ti, sin previo aviso. Amigo, nada de esto es un enemigo, ni tampoco un signo de tu fracaso, sino viajeros exhaustos, anhelando la íntima calidez de tu presencia. No ignores a tus visitantes, no te distraigas con comida, internet, drogas, compras o con el próximo ‘subidón’ espiritual. Recuerda tu compromiso original de encontrarte con la vida bajo sus propios términos. Tómate el tiempo de recibir a estos visitantes, estas partes de ti mismo que habías ignorado; contáctate con ellas a través de tu cuerpo para que puedas darles vida en donde quiera que aparezcan. La Resurrección está muy cerca. 

No te olvides de ti mismo cuando más te necesitas. Rompe el ciclo de abuso justo en donde comenzó. Abraza el dolor, el miedo, la soledad como abrazarías a tu hijo recién nacido. Los visitantes no se quedarán para siempre, tampoco se irán cuando tú digas, porque son anteriores al libre albedrío o a la ausencia de éste. Los visitantes desean tu presencia, desean ser vistos como olas en la inmensidad de tu océano, no como amenazas para la consciencia, sino como expresiones de la consciencia. 

A las sensaciones hormigueando, ardiendo, danzando en tu estómago, pecho, garganta, susúrrales: ‘Estoy aquí. No las abandonaré. Hay dignidad en su danza, mis pequeñas…’. 

– Jeff Foster

Si quieres llegar a tí

caminando

 En un acto de sinceridad contigo mismo debes decidir qué es lo que buscas conseguir y hasta donde estás dispuesto a llegar .  La respuesta a esa pregunta debería marcar la forma en que actúes a partir de ese momento.  

        Si la respuesta es llegar a tí deberás necesariamente empezar a levantar todas y cada una de las capas que como una cebolla van cubriendo eso que ya es y que ha estado ahí desde siempre.  Los maestros dicen que no tienes que alcanzar nada, al revés, tienes que eliminar todo lo que no es. Creo que se refieren justamente a eso.  

        Nuestra mente ignorante va generando y montando capa tras capa montones de envolturas fruto de nuestra experiencia en la vida y nos hace identificarnos con ellas haciendo que creamos que somos lo que no somos y metiendo tanto ruido que nos hace difícil salir de ahí. 

        Si la respuesta es llegar a ti, deberas tener firmeza y voluntad porque  al ir intentando eliminar las capas, el ego se revolverá en un intento de no desaparecer y te hará dudar de todo, te hará sentir miedo, vértigo, enfado; te hará decir no merece la pena, hará que te aferres incluso al propio camino… pero si tu respuesta es llegar a ti no te rindas, sólo entrégate sin oponer resistencia a ese juego de la observación que poco a poco te permitirá tomar la distancia necesaria.  

        Y la buena noticia es que basta con una milésima de segundo de poder experimentar la consciencia del Ser para que sepas a dónde tienes que volver y cuál es el “no estado” que tienes que estabilizar. Basta un segundo de experimentar la consciencia pura para que sepas dónde empieza el camino de vuelta a casa. 

        Buen viaje, caminante.

…. para iluminar el caminar


iluminando-la-oscuridad

Coloca una pequeña vela al lado de una hoguera y la luz que de ella emana apenas se distinguirá… pero coloca una pequeña vela en la oscuridad y la luz que de ella emana la estancia iluminará.

¿Con cuanta frecuencia nos colocamos junto a grandes luces por miedo a no saber brillar con nuestra luz,  empequeñeciéndonos y  haciéndonos sentir a nosotros mismos que no podemos, que no sabemos, que no valemos? Y la razón, simplemente que es más fácil alimentarse con luz ajena que penetrar la oscuridad propia para obligar a nuestra  luz a que comience a brillar. Y como todo, hay una consecuencia, cuando hacemos eso, cuando nos negamos, nuestra luz es luz perdida. Perdida para nosotros, sí, pero también perdida para la Humanidad.

Porque jamás se nos ha exigido salvar al mundo ni saber aliviar a todo ser, pero sí hacer brillar nuestra luz para que sea faro propio y yesca de buscadores de la verdad. Y como uno no necesita la luz cuando la estancia está iluminada es preciso sentir la oscuridad propia para que la luz interior prenda y se convierta en faro que guíe tu caminar.

Nunca busques ser tan bueno como son los demás, ni busques brillar como brillan los demás, pero sí busca ser la mejor versión de ti y, mientras lo haces, permítete alumbrar y de la misma forma que iluminas tu sendero, calienta al que al abrigo de tu luz quiera encontrar un cobijo en donde reunir fuerzas para seguir, igual que hiciste tú, igual que haces tú. Ésa es la luz entregada. Y  así, llegará el momento en que la Humanidad entera encontrará caminos por los que avanzar.

…. y porque cada fotón de luz es necesario  y lo mismo es el fotón que sale de la hoguera que el que sale de la velita,  no podemos desperdiciar uno sólo sin emplearlo en iluminar.

Y así, poco a poco,  voy encontrando mi verdad.

Gotas de vida

 

amor-universo-300x200

Con cada amanecer nuestro presente se llena de experiencias que vivir, pequeños o grandes aprendizajes que irán esculpiendo la escultura mas bella imaginada, la escultura mas bella creada, esa que se convierte a cada segundo en nuestro legado de vida. Ese regalo que entregamos al mundo a cada segundo que caminamos en él. .

 Y ocurre que cada uno de esos aprendizajes, cuando integrados, liberan una gota de agua que discurre serena hasta llegar al océano en donde se  funde con millones de gotas hermanas, reflejos de aprendizajes que enriquecen la infinitud del universo mostrándole cómo se experimenta todo lo creado.

Para aquellos que toman cada experiencia como un juego con el que aprender, con el que esculpir y diseñar su existencia, la vida se presenta como un bello regalo. Son esas personas que esperanzadas y con una sonrisa en el corazón van devolviendo poco a poco al universo todo lo ofrecido convertido ya en lección. Esas personas a las que no les importa perder, porque perder es solo una forma más de aprender, porque en realidad no pierden sino que encuentran un camino diferente, pero encuentran al fin y al cabo un camino por el que devolver la gota desprendida al océano de la totalidad. Y esas gotas, en su discurrir van dejando un sendero pleno de amor.

Pero hay otros muchos que simplemente no saben que les está permitido jugar porque jugar es su derecho y así creen que pierden cuando se equivocan y no vierten al océano gotas de vida sino lágrimas de desesperanza, ésas que surgen por haber perdido lo que creían poseer, por haber errado en lo que querían controlar.

La vida es sencilla cuando decides simplemente vivir. 

Mi plenitud

presencia-mental

Permitirme sentirlo es amarme a mi misma, aceptar que estoy viva y que soy plena.  Y que soy esa plenitud que a veces manifiesta lágrimas y a veces risas, que a veces se llena de instantes repletos de paz y otros de eternidades llenas de dolor, pero al final entiende que la pericia está en encontrar que el instante es eterno y  la eternidad se haya contenida en cada instante. 

¿De qué depende que el pulsar de la vida lo sientas como ruido o como una sinfonía que enriquece al espíritu?  Observa cómo  la mente te imbuye en esta aventura que llamamos vivir… y si la respuesta aparece serena colmando el corazón de sonrisas y dejando ir las dudas que nos hieren… en el horizonte el faro que te guía mostrará la luz de tu alma.

Pero si no fuera así, si en el horizonte aparecieran tormentas que te turban aguarda tranquilo a que todo se serene .. y entiende entonces que tu mente está jugando contigo como un niño travieso pidiendo a gritos que la enseñes para poder ser tu herramienta.

Confíale a la vida tu tesoro más preciado y ésta te devolverá la plenitud!