…comprendiendo un poco mas!

rompiendo-barreras

Todo aglutinado intensamente… experiencias profundas que se quedan donde deben, en el haber, convirtiendo la existencia en un disfrute donde cada segundo manifiesta el universo, sin saber si quiera lo que eso va a deparar, pero en donde la atención cuando la mente no juega te hace sentir la vida que discurre a través de tí.

Igual que pasa con las enseñanzas, que tienen distintos grados de profundidad dependiendo del momento personal cuando te llegan, con la vida pasa igual (… y qué es la vida sino una enseñanza…) , pues dependiendo del nivel de consciencia que tengas en un momento determinado pasarás por una experiencia concreta obteniendo un resultado u otro, creciendo de una manera o de otra… o no creciendo en absoluto. Por eso es que lo que hoy es verdad para mí tal vez mañana deje de serlo.

Y es en este sentido en el que he descubierto que cuando te enfrentas a tus miedos  independientemente del resultado final,  encuentras que hay algo en ti que no cambia, ni se destruye ni se siente si quiera amenazado. Tenemos miedo porque de alguna manera sentimos que “algo” (ya sea físico o emocional) nos va a llevar al borde de la desaparición. Sin embargo cuando te enfrentas a los miedos emocionales descubres que por mucho que te zarandeen, hay algo que permanece inmutable, algo en tu interior que no se ve zarandeado. Esto trae a la vida una enorme sensación de alivio y tranquilidad, lo primero porque por mucho que emocionalmente duela, en realidad, ya no es “a ti” a quien le duele, sino a una mas de las creaciones de la mente, de las fracciones del ego y lo segundo, porque  como mucho, sería ese “yo” inventado el que desaparecería.

Pero no ha sido eso lo único. Hay mas. Con demasiada frecuencia damos  entidad y veracidad a realidades tan subjetivas que sólo existen dentro de nuestra mente. Imaginamos e inventamos reacciones y relaciones con personas como si fueran un absoluto sin darnos cuenta que son creaciones que hacemos  para satisfacer y tratar de alimentar a egos que se sienten incompletos. Qué mal entendemos la existencia cuando nos obcecamos ahí… !

Y en medio de esa vorágine, conversaciones que mantenidas en un momento mágico despiertan en tu interior certezas poniendo palabras a verdades al fin digeridas.  Y es que como decíamos ayer charlando con una maestra y amiga, si realmente nos diéramos cuenta de que somos como gotas del océano… viviríamos sabiendo que qué mas da lo que a la gota le pase si representa una nimiedad en comparación con la inmensidad del océano… y al mismo tiempo, la gota es el océano, existe con toda su esencia, nada que tenga el océano no está contenido en la gota! Entender y sentir eso cambia la forma de afrontar todo lo demás!

Cómo no sonreír entonces! Cómo no amar si, como tú, tengo en mi la esencia de TODO

Anuncios