¿Y si nos atrevemos a Ser?

Hace mucho tiempo (o no tanto, pero ha llovido mucho desde entonces) un maestro y amigo me enseñó que el amor incondicional era como sostener una rosa sobre la palma de la mano abierta, a lo que yo le añadí que además si cerrabas el puño, no sólo no podrías disfrutar de la belleza y la fragancia de la rosa, sino que además sufrirías al clavarte los pinchos en tu piel.
Años después he aprendido que siempre llegan a tí las cosas que necesitas. Debido al magnetismo de la energía, siempre atraemos aquello en la misma frecuencia que los desapego 2pensamientos que emitimos, en la misma frecuencia de las ideas que proyectamos y en la misma frecuencia de las palabras que pronunciamos.
Aprender a ver estas sincronías como señales en tu camino puede convertir tu vida en un aprendizaje en donde cada paso dado siempre lo es en la dirección correcta de ese mapa trazado por ti mismo en algún momento de tu existencia.
Y así, hoy ha llegado a mí que ” el desapego nos permite relacionarnos con todo pero sin causar dolor y sufrimiento. Consiste en el desprendimiento de nuestro interés por el resultado, sumergiéndonos en lo desconocido, adentrándonos en el campo de todas las posibilidades” Desapegarse es comenzar a descubrir a uno mismo sin el obstáculo de la seguridad y certidumbre…. y todo eso porque el apego surge del miedo y la inseguridad de quien desconoce la grandeza de su Ser.

¿Y SI ELIGES JUGAR LA VIDA?

Puedes elegir, sí, puedes hacerlo. Puedes elegir lo que vas a manifestar en tu presente, pero dessaltando en el aguade luego puedes elegir cómo eso que se manifieste va a afectar a tu estar. Porque puedes decidir mantenerte en tu centro o puedes elegir dejarte llevar arriba y abajo como una montaña rusa.

Y cada vez que sientas que te has equivocado, no te hundas. Porque si piensas que es lo que te llevó a “equivocarte” y encuentras aquello que aprendiste…. entonces la equivocación se convertirá en aprendizaje. Porque nos pasamos la vida aprendiendo, no equivocándonos. Sólo tu decides si te equivocas o aprendes,

Y cada vez que sientas que estás en lo alto, tampoco te dejes arrastrar. Entiende que eso que te hace estar tan alto es algo cambiante, tan cambiante que al instante siguiente puede ya no estar. Disfruta entonces del momento, vívelo en toda su intensidad, pero no te aferres a él. Y entonces disfrutarás de todo sin sufrir.

Porque sí, porque puedes elegir. Porque eres dueño de tí, porque eres dueño de tu vida, puedes elegir vivir, ser feliz, puedes elegir jugar la vida.
Juega y ama