…. para iluminar el caminar


iluminando-la-oscuridad

Coloca una pequeña vela al lado de una hoguera y la luz que de ella emana apenas se distinguirá… pero coloca una pequeña vela en la oscuridad y la luz que de ella emana la estancia iluminará.

¿Con cuanta frecuencia nos colocamos junto a grandes luces por miedo a no saber brillar con nuestra luz,  empequeñeciéndonos y  haciéndonos sentir a nosotros mismos que no podemos, que no sabemos, que no valemos? Y la razón, simplemente que es más fácil alimentarse con luz ajena que penetrar la oscuridad propia para obligar a nuestra  luz a que comience a brillar. Y como todo, hay una consecuencia, cuando hacemos eso, cuando nos negamos, nuestra luz es luz perdida. Perdida para nosotros, sí, pero también perdida para la Humanidad.

Porque jamás se nos ha exigido salvar al mundo ni saber aliviar a todo ser, pero sí hacer brillar nuestra luz para que sea faro propio y yesca de buscadores de la verdad. Y como uno no necesita la luz cuando la estancia está iluminada es preciso sentir la oscuridad propia para que la luz interior prenda y se convierta en faro que guíe tu caminar.

Nunca busques ser tan bueno como son los demás, ni busques brillar como brillan los demás, pero sí busca ser la mejor versión de ti y, mientras lo haces, permítete alumbrar y de la misma forma que iluminas tu sendero, calienta al que al abrigo de tu luz quiera encontrar un cobijo en donde reunir fuerzas para seguir, igual que hiciste tú, igual que haces tú. Ésa es la luz entregada. Y  así, llegará el momento en que la Humanidad entera encontrará caminos por los que avanzar.

…. y porque cada fotón de luz es necesario  y lo mismo es el fotón que sale de la hoguera que el que sale de la velita,  no podemos desperdiciar uno sólo sin emplearlo en iluminar.

Y así, poco a poco,  voy encontrando mi verdad.

Anuncios

Gotas de vida

 

amor-universo-300x200

Con cada amanecer nuestro presente se llena de experiencias que vivir, pequeños o grandes aprendizajes que irán esculpiendo la escultura mas bella imaginada, la escultura mas bella creada, esa que se convierte a cada segundo en nuestro legado de vida. Ese regalo que entregamos al mundo a cada segundo que caminamos en él. .

 Y ocurre que cada uno de esos aprendizajes, cuando integrados, liberan una gota de agua que discurre serena hasta llegar al océano en donde se  funde con millones de gotas hermanas, reflejos de aprendizajes que enriquecen la infinitud del universo mostrándole cómo se experimenta todo lo creado.

Para aquellos que toman cada experiencia como un juego con el que aprender, con el que esculpir y diseñar su existencia, la vida se presenta como un bello regalo. Son esas personas que esperanzadas y con una sonrisa en el corazón van devolviendo poco a poco al universo todo lo ofrecido convertido ya en lección. Esas personas a las que no les importa perder, porque perder es solo una forma más de aprender, porque en realidad no pierden sino que encuentran un camino diferente, pero encuentran al fin y al cabo un camino por el que devolver la gota desprendida al océano de la totalidad. Y esas gotas, en su discurrir van dejando un sendero pleno de amor.

Pero hay otros muchos que simplemente no saben que les está permitido jugar porque jugar es su derecho y así creen que pierden cuando se equivocan y no vierten al océano gotas de vida sino lágrimas de desesperanza, ésas que surgen por haber perdido lo que creían poseer, por haber errado en lo que querían controlar.

La vida es sencilla cuando decides simplemente vivir. 

Mi plenitud

presencia-mental

Permitirme sentirlo es amarme a mi misma, aceptar que estoy viva y que soy plena.  Y que soy esa plenitud que a veces manifiesta lágrimas y a veces risas, que a veces se llena de instantes repletos de paz y otros de eternidades llenas de dolor, pero al final entiende que la pericia está en encontrar que el instante es eterno y  la eternidad se haya contenida en cada instante. 

¿De qué depende que el pulsar de la vida lo sientas como ruido o como una sinfonía que enriquece al espíritu?  Observa cómo  la mente te imbuye en esta aventura que llamamos vivir… y si la respuesta aparece serena colmando el corazón de sonrisas y dejando ir las dudas que nos hieren… en el horizonte el faro que te guía mostrará la luz de tu alma.

Pero si no fuera así, si en el horizonte aparecieran tormentas que te turban aguarda tranquilo a que todo se serene .. y entiende entonces que tu mente está jugando contigo como un niño travieso pidiendo a gritos que la enseñes para poder ser tu herramienta.

Confíale a la vida tu tesoro más preciado y ésta te devolverá la plenitud!