Tu jardín

bosque

  “ Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores” Jorge Luís Borges.

Gastar no es lo mismo que invertir.

Gastamos cuando en el proceso mengua aquello que tenemos sin obtener a cambio nada que de un valor (valor del que vale, no del que cuesta) al menos similar al de aquello que estamos empleando. Invertir es otra cosa, porque en la inversión el valor de éso con lo que funcionamos crece o se transforma.

Y entonces lo que surge  es ¿Qué hacemos con nuestra vida? ¿la gastamos o la invertimos?

Leía esta mañana un artículo de esos que te remueven y que te hacen reflexionar. Un artículo de esos que el universo te pone delante y que a estas alturas  ya sabes que si el universo lo ha colocado ahí es por algo, puesto que nada ocurre porque sí. Y cuando algo así llega a mis manos ya no digo, ¡uy que bonito o que sabio!. No, ahora he aprendido a preguntarme ¿qué me estás mostrando? ¿qué es lo que tengo que aprender?

Con demasiada frecuencia gastamos la vida tratando de recuperar momentos vividos convirtiéndonos de esta forma en muertos vivientes que deambulan día tras día soñando quimeras y enterrando entre medias la voz del alma. Generando desiertos cubiertos de rayos que queman en lugar de dar vida. Gastamos la vida!!! El regalo más precioso y más sagrado que tenemos.

En lugar de ello, basta con pararse un segundo, inspirar y al hacerlo henchir el pecho con el aire fresco que te envuelve y al espirar, expirar el pasado, dejar morir aquello que ya no vive pero consume y comenzar a invertir la vida en decorar tu presente de presencia.  Sólo eso, decorar el presente de presencia. Porque todo lo demás “llegará por añadidura” y así  tu presente atraerá entonces vida y el desierto se convertirá en jardín donde los rayos  iluminarán el ahora devolviéndote el brillo que te pertenece, el faro que ya eres.

BORRARSE

 

PUERTA ABIERTA

Borrarse significa llenarse de vida.

Te borras cuando permites a la vida  que penetre en tu interior envolviendo en ella tu corazón porque ya no queda puerta cerrada alguna, y te llenas a cada bocanada, te llenas de todo lo que es y se colma tu corazón…..  y como tú ya no eres, nada proteges,  ni retienes,  ni ensucias …. y lo que entra sale de nuevo enfocándose en aquello a lo que miras, devolviendo amor a la vida alrededor.

Porque cuando te borras nada has de proteger, y entonces el miedo desaparece. El miedo, ése que contamina, ése que intenta perpetuar a viejos compañeros de viaje que hambrientos esperan agazapados, pero que cuando empiezas a borrarte poco a poco empiezan a abandonar generando en tí el vacío que permite que puedas ser todo, para poder ser vida, para poder fundirte en cada instante.

Desaparece de tí para ser todo a tu través, para sentir todo y amar todo siendo nada.

la-vida-es-bella-gamificación-pymes

La película de tu vida

 

Cuando tu mente enloquece y no para, cuando los pensamientos abruman cada momento, cuando pierdes el control y sientes que la vida vale nada, porque cada uno de los días que la forman   dibujan un estado permanente de angustia perfilando un acontecer horrendo y un futuro incierto. Cuando eso ocurre, celébralo porque es entonces que llegó tu momento… sí, porque es ahora cuando entiendes que tienes que actuar y actuar es comprender que has de parar, solo eso, parar.

Dejar de hacer para simplemente ser.

Porque no has venido aquí para sobrevivir, sino para vivir. Y la vida no se vive imaginando, la vida se vive siendo. Y  para ser lo primero has de educar y calmar tu mente, convertirla en tu fiel aliado. Y de la misma forma que si no se remueve, el barro reposa y sedimenta mostrando la pureza del agua que lo contiene, así ocurre con cada mente. Pasa un rato cada día observando como juegan tus pensamientos, observando cómo se originan, observando a dónde van. Permíteles que surjan y desaparezcan.Y al hacerlo empezarás a desidentificarte de ellos y así, poco a poco, el lodo empezará a sedimentar mostrando la pureza que lo contiene, mostrando la pureza en la que reposas.

 No te metas en un plató que no te pertenece porque la película que se rueda ahí no es la tuya, no es la película de tu vida… recuerda que la película de tu vida no se rueda desde tu mente, la película de tu vida la ruedas viviéndola.

Vive ahora, Se!