Aquello que amo

Reflexionando sobre cómo ha cambiado la influencia que ejerce sobre mí aquello que amo.

corazon-mariposa-1010

¿Con cuanta frecuencia sufrimos porque permitimos que lo ajeno a nosotros controle nuestro sentir?  Todos y cada uno hemos de avanzar para convertirnos realmente en maestros de nuestro camino, en maestros de nuestra vida, en definitiva convertirnos en nuestro Maestro interior.

Durante ese proceso en el cual comienzas a sentir tu vida con responsabilidad y consciencia , comienzas a afrontar también que vivir no es algo que ocurre sin más, sino que está dentro de ti el modelar lo que desde fuera entra y sedimenta en tu interior. Sólo en ti está la clave para permitir que cualquier estímulo de fuera te dañe, te haga crecer o simplemente pase sin dejar poso.

Ha sido mi propio caminar quien me ha enseñado que ya es tiempo de dejar de gastar energías en intentar controlar y dominar aquello que está fuera de mí.  En todos los lenguajes posibles el universo siempre me ha dicho de la importancia de  enfocar mi energía hacia el interior. ¿pero qué quiero decir hoy con esto?

En ese proceso de alcanzar la maestría de tu vida no basta (como yo creí) que valía con tomar consciencia de mi vida y mi reacción, no basta (como yo creí) que valía con entrenar mi mente para no permitirla generar en mí sufrimientos irreales, no basta (como yo creí) con saber que somos creadores de realidades y que gestamos a cada instante la realidad en que vivimos porque el universo se adapta siempre a nuestra consciencia.

Nada de eso, con ser importante, es suficiente mientras no entendí que es en el corazón donde nace la mariposa en que me estoy transformando….  y que la transformación no ocurre en mi mente. Empezar a sentir, conectar con el corazón sin importar lo que otros, lo que hay fuera, sientan. Porque todo eso es “externo” y lo que es externo no está en mi controlarlo… y además, tampoco importa. Si yo amo, ¿qué más da lo demás?

Y así, un día te das cuenta y  empieza a surgir la magia.  Ésa que te hace conectarte con aquello que sientes y como lo que sientes es todo, te conectas con Todo… ¿y qué importa entonces lo que ocurre fuera?  Ya no importa lo que ocurre cuando entiendes que lo que sientes sale de ti, sin necesitar que lo que ocurra fuera de ti te sea devuelto.

El amor que surge solo puede irradiar hacia el exterior.   Y hoy la maestría es conectarte a ese amor que surge e irradia, ….. y no al revés.

Gracias por habérmelo mostrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s