Mi recorrido interior

Hace poco escribía Estás vaciando todo. Cuando ya no quede nada, eso es lo que serás. Todo”

Una parte del trabajo interior con uno mismo consiste en observar y encontrar aquello que te ata (creencias, personas, sentimientos, pensamientos, etc) y que te impide manifestar lo que eres en realidad. Una vez localizado el trabajo consiste en entender el origen del aferramiento y al entenderlo, con mucha suavidad comienzas a soltarlo.  Esto es lo que yo entiendo como  “vaciar la copa”.

            Todo aquello que conforma lo que creemos que somos son en realidad ataduras que ponen límite a lo que somos en verdad, que nos acotan y nos hacen sufrir. Nuestra mente genera una imagen de nosotros mismos con la que nos identificamos e intentamos defender a toda costa. Cuando alguien discrepa con esa imagen, sentimos que se ha atacado a lo que somos, cuando aquellas personas que creemos que dan validez a lo que somos desaparecen de nuestro presente, sentimos que desaparecemos con ellas. Cuando alguien discrepa con alguna de nuestras ideas sentimos que nos atacan a nosotros. Todo ello se convierte por tanto en una fuente tremenda de sufrimiento,  en donde además continuamente gastamos energía en defender aquello que creemos que somos pero no somos y que nos impide manifestar la grandeza de lo que sí que somos.

A medida que vamos vaciando nuestra copa ocurre algo curioso. Cuando crees que ya has soltado todo aquello que tenías que soltar, entonces descubres con estupor que la copa sigue estando llena. De cosas diferentes, de apegos e identificaciones diferentes, cada vez más sutiles es cierto, pero llena al fin y al cabo y por tanto que sigue limitando lo que eres. Cada vez que vacías la copa, te das cuenta de que siguen quedando capas por vaciar y que éstas son cada vez más imperceptibles pero no por ello menos peligrosas.

Supongo que este proceso seguirá ocurriendo una y otra vez hasta que, por desaparecer, haya desaparecido hasta la copa. Y en ese momento será cuando ya no haya nada que limite lo que eres.

Como bien me decía el otro día un buen amigo, coge tus pensamientos y pégales una patada.

Anuncios

2 comentarios en “Mi recorrido interior

  1. Alberto Matías Güemes Ávalos

    Sabias palabras hermanita contenidas en un cuerpo limitado pero con un ser ilimitado, así eres tú, una MAESTRA infinita e ilimitada de AMOR, el más puro AMOR.
    Si todos los seres sintientes supiéramos que dentro de nosotros hay un ser con tu misma esencia, sin duda alguna, éste sería UN MUNDO MEJOR.
    GRACIAS ISABEL MOLINA BALSA POR EXISTIR EN ESTE PLANO DUAL PARA SEGUIR ENSEÑÁNDONOS LA VERDADERA REALIDAD DEL SER.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s